Oda a Paco de Lucía.

Un autor, un intérprete y un genio. El ser humano español que más teatros abrió con su guitarra flamenca hoy se ha ido en su tierra adoptiva sita en las playas de México.

Si tan grande es su obra, tanto lo es su persona, su sencillez y su humildad. Con un humor andaluz, signo máximo de inteligencia, adornaba cualquier conversación con la misma sutileza que inventaba una falseta.

Admirado, querido y referencia sonora para la historia de la humanidad. Se marcha el cuerpo, más se queda el alma; entre dos aguas y cinco continentes.

Paco, siempre en la vibración de la vida.

Antonio López Herreros.