No es ley de memoria histórica, es una ouija.

Desde hace mas de una década que vamos viviendo lo que yo denomino el “estado del malestar” en España. Siempre se achaca a factores económicos, factores sociales, el cambio climático. Pero todo es una farsa. Se debe a la magia negra. No tengo intención de ser esotérico ni nada por el estilo pero si me remonto a una de las cagadas mas apoteósicas del gobierno español sin duda todo empieza con aquella ley de memoria histórica que nació como una venganza familiar de un sin seso afiliado a un partido político. Pero seamos serios, los que si usan el esoterismo han sido determinados gobernantes, porque esa ley no es ley de memoria histórica, es una ouija. Con esa ley han invocado todos los fantasmas del pasado mas negro de España, como si de un ritual de magia negra se tratase, y lo han llevado al extremo de desenterrar muertos por un lado y enterrar vivos por otro.

Lamentablemente, no es algo que solo ocurre en nuestro pais, aunque en ellos hemos sido pioneros. Hoy en día ya conocer la historia no consiste en no repetirla, significa interpretarla desde nuestro mundo con wifi y borrar cualquier vestigio. Por supuesto que el ser humano ha hecho históricamente barbaridades, puesto que en el comienzo de su etapa menos simia, ya se le llamaba bárbaro, por su afán de conquistar y destruir todo lo que no es suyo. Y en eso no hemos cambiado nada, es lo mismo que siguen haciendo, aunque ahora lleven gomina, coleta o corbata.

El ser humano puede ser la mayor aberración, o la mayor bendición, probablemente lo primero es en lo que mas hemos destacado siempre, porque es lo mas facil, y el ser humano ademas de bárbaro es vago, cómodo, muy poco les duro aquello de ser nómadas. Porque poner el huevo en un sitio y tocarse los cataplines fue el invento mas duradero junto al fuego. El ser humano también puede llegar a ser una bendición, si se lo propone, pero eso lleva un esfuerzo, hay que ser comprensivo, perdonar, evolucionar, en definitiva amar incondicionalmente a nuestros semejantes… Pero como eso no da dinero ni poder, solo una minoría se lo propone como forma de vida.

¡Ya están sonando las trompetas! ¡Ya se les están notando a todos las gomas de la careta! ¡Ya los que manejan el mundo a través del dinero actuan precipitadamente! Y al final están siendo tan torpes como nos hacen sentir a los demás con sus reglas dictatoriales. Ya no saben como acelerar aquel plan de manipulación psicopolitica que el CFR lleva intentando sacar adelante desde el siglo XX, y ahora como la tierra se ha regenerado por el confinamiento ya no tienen la excusa del cambio climático y han encontrado un nuevo melón, el de la historia, la esclavitud, la conquista, la tumba de isabel la católica debe estar ya apunto de caramelo… Y seguirán haciendo poltergeist retroactivo hasta que lleguen a pedirle explicaciones a Dios, porque en siete dias no see puede hacer nada que sea perfecto, ¿verdad?