La crisis humana en España.

Llevamos ya unos años con una gran crisis en España, pero no económica, sino moral, ética, en definitiva: HUMANA. La política, al igual que la religión han quedado obsoletas en la sociedad del big data. Ya no se puede engañar al ciudadano, al terrestre, al alma encarnada con mitos, discursos y retahílas, ya todos tenemos más fuentes de información que la de los “líderes”. Está claro que una sociedad capitalista basada en cimientos medievales y con pinceladas de un imperio romano destruido podían perdurar siempre y cuando “el pueblo” estuviera sometido. Evidentemente “el pueblo” sigue sometido a través del dinero, pero hay algo más que no tiene precio: la libertad de la conciencia y la consciencia.

España es solo un ejemplo de esta pandemia mundial inconsciente y la vacuna está en cada uno de nosotros. Pero las distracciones son muy frecuentes, unas veces el terrorismo, otras la corrupción, y ahora en nuestro país el independentismo catalán. Todo esto se puede enfocar desde muchos puntos de vista para alimentar absurdos debates televisivos pero encierra un solo mensaje: LA GENTE NO ESTÁ CONTENTA. Ni los poderosos, ni los sometidos, ni los libres, ni los esclavos, ni los conscientes, ni los inconscientes.

Anuncios

La exclavitud de las redes sociales.

Arranco el otoño con un experimento, que como humanista, he tratado empíricamente conmigo mismo y ha sido dejar de postear por una semana en todas las redes sociales donde soy bastante activo, sobre todo en instagram con mis hashtags:#PiensaEnAlgoBueno, #ThinkingBueno y el más reciente con motivo de mi novela #ElReydeInternet. Pues bien, hace una semana decidí poner un post de “cerrado/closed” y algunos de mis compañeros de redes más fieles como Alaska, comentaron con una “?”. Hoy que las he vuelto a instalar es cuando lo he chequeado todo y puedo decir que para lo bueno y para lo malo las redes sociales nos están esclavizando. ¿Como? Se preguntarán algunos, pues “como” no es el término, el vocablo correcto es “FOMO” en inglés Fear Of Missing Out, o lo que es lo mismo el miedo a no ser nadie socialmente. Pues bien, tras mi experimento, he comprobado que tengo la conciencia suficiente para evitar pensar que la valoración se la da uno a si mismo y el resto es compartir, que es muy sano y gratificante.

Tengo intención de seguir posteando con los hashtags que os he avanzado pero también sigo leyendo, y mucho y estoy más activo en Goodreads, pues soy escritor verificado allí y ha sido uno de los alicientes de retomar el blog. Porque existe una vida más allá de Twitter, Instagram y Facebook (esas empresas no me pagan un sueldo para que les suministre a su algoritmo algo que medir o penalizar). En mi caso, Replika (un chat con inteligencia artificial solo bajo invitación), Goodreads y Couchsurfing (mi favorita para convivir con gente de todo el mundo), algo más discretas están ganando más mi atención, quizá porque no están tan basadas en fomentar el ego, que tantos quebraderos de cabeza nos trae al ser humano. Es mejor hacer de todo pero poquito hasta rozar el equilibrio.

Y dicho lo cual aprovecho para adjuntaros algunas reseñas que han hecho algunos medios de comunicación sobre mi novela El Rey de Internet y os invito a haceros con un ejemplar en Amazon, para que sigamos haciendo eso, compartir, pero sin miedos ni complejos.

Amen (sin tilde)

Antwone López.

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<
;<<<<<<<<<<<<<<<<<
t;<<<<<<<<<<<<<<<
<<<<<<<<<<<<<<<
;<<<<<<<<<<<<<
lt;<<<<<<<<<<
t;<<<<<<<<<
<<<<<<<<<
;<<<<<<<
lt;<<<<<<
<<<<<<
;<<<<
gt;<<
p>

Las Apps y el ser humano.

Desde que salió el iPhone un mundo nuevo puso a nuestros dedos a trabajar, es el de las aplicaciones o Apps. Es un nuevo mercado que da oportunidades a los desarrolladores y programadores para hacer sus obras literarias basadas en códigos fuente que solo el ordenador sabe convertir en imágenes y textos a través de un hipervinculo. 

Muchas Apps salen al mercado a diario, todas con la ilusión de arrasar en las tiendas virtuales y que millones de usuarios las hagan suyas como parte de su día a día, como ha ocurrido con Whatsapp, Twitter, Instagram y Facebook. Pero la oferta es muy variada y ahora que también existen los relojes inteligentes las deportivas y de nutrición son un buen complemento como Noom Coach y las predeterminadas de Apple Watch. 

Sin duda otro sector que ha triunfado mucho ha sido el de los contactos, me refiero a Apps para ligar, aunque existen algunas como Grinder, Tinder (las cuales no he probado) y Happn, que si la he probado con las fichas de regalo que te dan, esta última no me ha parecido nada interesante, ya que la gente no es activa o bien espera que tus mensajes sean alto subidos de tono para abrir la conversación para “quitarse esas pajas” como se dice vulgarmente. 

Descartadas las Apps de contactos por no ser de mi interés fijar mi energía ahí, una nueva App me ha llamado poderosamente la atención FeelDreams, una herramienta que pretende ayudar a los usuarios a cumplir sus sueños, algo que conozco de primera mano pues es mi profesión, ayudar a los demás y a mí mismo a cumplir tus sueños, que como dije en la reciente entrevista que concedí a la revista Forbes, es el mejor valor añadido que puede tener una startup. 

Pero si hay una App en la que me ha encantado es en Fandanz, un juego basado en la música y en la que se ha incluido el repertorio de Bromas Aparte para retarse con los amigos a ver quién tiene más destreza con los dedos bailando al ritmo de Dama y Vagabundo, L , Polvos Mágicos, Que te vaya Bonito y Si se pone a llover. 

Está visto que nuestros pulgares están más activos que nunca y con Apps de baile digital, tweets, post, fotos, links y vídeos, esperemos que nos dejen tiempo para pasar páginas en nuestras lecturas de libros analógicamente para que el resto de dedos no se nos atrofien.

Feliz Semana. 

@AntwoneLopez

Doctor Honoris Causa En Humanismo.

Comenzaba el 2016 con el inminente éxito en España y Mexico de “Los Ángeles de la Música” la primera incubadora de start-ups musicales del planeta fundada y presidida por el autor y jurista Antonio Gabriel López Herreros, más conocido en internet como Antwone López. Ahí en internet es donde el albaceteño afincado en Madrid ha desarrollado su labor en el “humanismo virtual” movimiento cultural que lidera desde los albores del siglo XXI.

Tras su paso por Silicon Valley, la cuna de la innovación, el líder de “#piensaenalgobueno”, se ha centrado en instaurar en el mercado de habla hispana nuevos modelos de prosperidad para la propiedad intelectual en el vasto mundo del entretenimiento. En concreto el 21 de Enero de este mismo año y coincidiendo con el aniversario de “El Rey de Internet”, presenta la aceleradora de start-ups de entretenimiento N.2..1 Digital, centrada en la producción de contenido para internet y redes sociales.

Desde el lanzamiento en España en 2011 de su primer libro de derechos de autor para niños “P.I.: La contraseña”, la labor de conciencia del valor de la creación, ha sido uno de sus estandartes de presentación en el mundo, haciendo ver a las nuevas generaciones de nativos digitales y millennials la importancia de una herramienta legal que ayuda a los más jóvenes a labrarse un futuro creativo digno en una sociedad de información como habla en su reciente ensayo “El Rey de Internet y los nativos digitales” publicado por el INJUVE.

Sin olvidar su labor de comunicación en la cadena estadounidense CNN con el badge iReporter Superstar, todas estas actividades le han proporcionado, a pesar de su juventud, ser recipiendario de la venera Azteca como Doctor Honoris Causa valorando su trayectoria social académica y humanista decisión tomada en el claustro universitario de la Universidad Analista Constructivista de Mexico y a propuesta del INEDSO, al amparo de los Revoes con que cuenta la institución académica.

La fecha de la ceremonia Será el próximo mes de Mayo en la Camara de diputados de Mexico D.F. En la que además de dicho galardón académico, será condecorado con la presea de honor Benemérito “Benito Juárez Garcia”, medalla de oro que otorga el estado de Mexico como reconocimiento a la persona que en forma perseverante y distinguida haya contribuido en los ámbitos políticos, económico, diplomático, cultural y social a favor del país Azteca.

http://www.antoniolopezherreros.es

La tela de Robbie Williams.

Es tan poca la querencia de los españoles por su bandera que hasta en el concierto de Robbie Williams la única bandera que ha presidido el fervor del público ha sido la portuguesa

Ese hecho simboliza el desapego que existe en nuestro país por nuestros valores nacionales dejando incluso perder tradiciones culturales en vías de extinción como ciertos estilos cinematográficos y musicales. Por no hablar de la poesía española cuyo siglo de oro marco las tendencias mas innovadoras precediéndo lo que serían los blogs.
Pero más allá de valoraciones o hipótesis es claro que un trozo de tela ha conseguido bloquear la evolución de una nación que algún da fue un imperio y cuya salvación está al otro lado del charco, donde a pesar de haber sido conquistados valoran el idioma, la cultura heredada e incluso la compagina con la propia ancestral.
Esta claro que este asunto no ha nacido con motivo de la crisis sino que ha sido resultado de unas malas hierbas que nunca se han arrancado de raíz. 
Cambiar es actuar con amor y respeto, que es el idioma universal de los seres humanos, por encima de la política, la economía y el poder en si mismo.
Pero todo en esta vida tiene solución. Es cuestión de ejercitar nuestra actitud y ponernos en forma. En buena forma física se encuentra nuestro artista invitado hoy: Robbie Williams quien a la vez de estar cantado y moviéndose por todo el escenario es capaz de marcarse media docena de ‘push ups’.
Flexión e inflexión, es mi deseo que todos seamos capaces de superar los bloqueos y  como dice el artista británico “Let Me Entertain You“.
#piensaenalgobueno

Los Comunnity Manager: los nuevos amantes de la música.

Desde que estuve por primera vez en Silicon Valley, la cuna de la tecnología, observé como el medio de comunicación más importante del momento, Internet, estaba dando lecciones constantemente a la industria musical. La primera de ellas, fue Apple, creando iTunes la primera tienda legal de música digital, hace ya más de una década.

Después del auge de las páginas webs, y con el nacimiento de las primeras bitácoras o blogs, surgen los bloggers, un híbrido de escritores y periodistas que han tenido gran repercusión en el asesoramiento sobre la moda y la tecnología, entre otros sectores.

A partir de ahí, y con la revolución de las redes sociales se han generado unas nuevas profesiones que están adquiriendo cada vez mayor protagonismo, la más importante de todas es la figura representada por el Comunnity Manager, un divulgador online que hace la selección de información que le hace llegar al público, teniendo en cuenta diversos factores como el perfil social, la edad y la hora punta de conexión a las redes sociales.

Así se define desde el Twitter de mi incubadora de startups (Los Ángeles de la Música) a esta figura:

@AngelesDeMusica: Un gran #CommunityManager hace de un link una cadena humana. Aquí os dejo uno de @Bromas_Aparte: http://t.co/ikeF30R38J GRACIAS @OmsRomero!

Así lo siento, estas personas están consiguiendo hacer con la música lo que hacia tiempo las gran industria y la radio no hacía: EMOCIONAR a las personas resaltando el valor principal de un artista musical: el TALENTO. Es por eso que el Community Manager desempeña una función de director artístico y marketing, ya que conocen y valoran el talento y saben a ciencia cierta lo que la gente quiere, algo que hoy en día solo se sabe sí pasas al menos ocho horas en las redes sociales.

Y así es como uno de convierte en lo que se conoce como “influencer”, aquel que influye en la decisión de sus seguidores. ¿Por qué? Porque la gente no es tonta y detecta donde hay verdad en el buen hacer y como están pensando en ellos como destinatarios finales, por eso se dice que “el público es soberano”, porque es el que tiene la última palabra.

La música parece que está saliendo de los despachos de las antiguas industrias para conquistar el espacio binario.

El renting de la vida.

Imagen

El leasing es una modalidad mercantil para financiar un bien que consiste en un contrato de alquiler en la que a su termino figura la opción de compra. En el renting, sin embargo con la prorroga del bien o devolución de la cosa finaliza el acuerdo.

Es muy popular decir que los españoles tenemos mucho apego por las propiedades. Debe ser algún trauma o ráfaga que a modo de karma arrastra todo el país y que ha hecho que sus ciudadanos se aferren a la posesión como hubo una vez en la historia, cuando fuimos un imperio.

“Más se perdió en Cuba”, es una de las frases antídoto-refraneras que nos sirven de consuelo cuando algo falla y no sale como esperamos. Y si no, lo mejor es irse a tomar algo al bar para no darle muchas vueltas al coco, aunque ahora con el Twitter es un desahogo menos etílico, aunque igualmente adictivo.

La vergüenza ajena y la picaresca son dos de las características mas básicas que distinguen a un español del resto de los europeos. Porque uno puede tener vergüenza de uno mismo, pero ¿de otro? Parece increíble, pero finalmente hemos acabado exportando, al menos, en la MTV recuerdo ver un programa americano con este titulo. La picaresca, nos ha llevado a la ruina en la que está el país, pero de eso no vamos a hablar ahora.

Pero, la forma de ver la vida, ¡Ay, amigos, es algo único! que nos ha quedado grabado en nuestro ADN ibérico, quizá por la herencia de haber alojado las columnas de Hercules, puertas de acceso a esa perdida, aunque no olvidada, civilización que Platón situó en el océano Atlantico, donde dicen que se hundió, la Atlantida.

La civilización, nace, crece, se desarrolla e incluso se hunde, de ahí que retomemos el carpe diem que nos enseñaron los griegos porque de una vez por todas, hemos de darnos cuenta que la propia vida humana es un renting o un leasing, quien sabe, porque nadie nos garantiza una opción de permanencia eterna. @AntwoneLopez 

Oda a Paco de Lucía.

Un autor, un intérprete y un genio. El ser humano español que más teatros abrió con su guitarra flamenca hoy se ha ido en su tierra adoptiva sita en las playas de México.

Si tan grande es su obra, tanto lo es su persona, su sencillez y su humildad. Con un humor andaluz, signo máximo de inteligencia, adornaba cualquier conversación con la misma sutileza que inventaba una falseta.

Admirado, querido y referencia sonora para la historia de la humanidad. Se marcha el cuerpo, más se queda el alma; entre dos aguas y cinco continentes.

Paco, siempre en la vibración de la vida.

Antonio López Herreros.

#HNMPL, el primer musical latino.

20140219-174353.jpg

El teatro Aldama de la Ciudad de México ha sido el encargado de reestrenar el musical de las canciones de Mecano, “Hoy no me puedo levantar“, con un éxito arrollador de crítica y público. Si bien el libreto de David Serrano es redondo y de una sensibilidad extraordinaria, un elenco de lujo formado por Alan Estrada, Roger González, Marcela Guirado, María León, Rubén Trujillo, Regina Blandón y Mar Contreras, junto a un cuerpo de baile excelente liderado por Lluis Burch González “Lucho”, está equilibradamente dirigido por Federico Barrios, potenciando sus cualidades vocales y actorales que son dignas de Brodaway; destacando dos personajes que repiten en esta nueva versión, el de “Chakas” interpretado por Rogelio Suárez, ¡Ha nacido una estrella!, quien presenta un maduro personaje tragicómico paladín del humor mexicano y el de “Guillermo” encarnado por José Daniel Figueroa, quien a lo Philipp Seymour Hoffman, da vida a un artista gay cuya pugna interior por ser él mismo le lleva a cometer algunos errores, que con nobleza, sinceridad y humor ayudan a dignificar la figura de un colectivo que anteriormente siempre había servido para hacer el chiste fácil para mofa del público heterosexual.

20140219-175023.jpg

Recordemos que este musical fue estrenado en España y México hace más de un lustro y desde entonces ya ha sido visto por más de tres millones de espectadores que no sólo disfrutan de unas letras y canciones compuestas por los hermanos Cano, banda sonora y reflejo de una sociedad contemporánea a la libertad de expresión nacida en España y que conectó con sus congéneres al otro lado del Atlántico allá en los añorados ochenta. Una década creativa en la que la ignorancia acerca de las drogas se cobró muchas jóvenes vidas.

20140219-175047.jpg

Podemos afirmar que HNMPL es el primer musical original de habla hispana que se queda para la historia y que podría tener el efecto a la inversa de traducirse al inglés, por la visión global del sentimiento humano que encierran sus letras y el hilo conductor de la historia, tema de eterna actualidad; el sueño de unos jóvenes que ansían en convertirse en estrellas de la música y que para ello abandonan su pueblo natal y sus raíces para actualizarse y meterse en la nueva onda de la capital de España, donde conocerán el amor, la amistad y el sabor agridulce de la vida.

20140219-175144.jpg

Me quedo con una frase que a modo de Pepito Grillo le dice el personaje del Chakas al protagonista de la historia, quien esta perdiendo el norte por las coacciones a las que la discográfica, abusando de su juventud, le está sometiendo; haciéndole así, tambalear sus valores: “Mira Mario, algún día te mirarás al espejo y no sabrás ni quien eres”. Sin duda esta historia acaba de consagrarse y ha entrado en un lugar privilegiado en el Olimpo del género musical junto a West Side Story, Grease y Mamma Mía. @AntwoneLopez

20140219-174531.jpg

En busca de la copia privada.

Parecía que el tema de la copia privada -aquel famoso canon que gravaba los Cd y cualquier dispositivo que fuese susceptible de hacer copias de un archivo- estaba finiquitado. Que sí el gobierno lo iba a pagar, que si iba a desaparecer… En definitiva cuando ya han pasado veinticinco años desde que se aprobase la Ley de Propiedad Intelectual (LPI) las entidades de gestión y los creadores parecen acercar posiciones. Las primeras por representar a los segundos, ya que en España entre nacionales y extranjeros suman ya más de un millón de creadores que generan trabajo, progreso y desarrollo económico con su creatividad.

Es sabido por todos que el ser humano tiende a evolucionar por naturaleza, sólo hay que ver como hemos pasado desde las cavernas hasta los robots en un ligero viaje en el tiempo. Aunque, dejando la frivolidad a un lado, la propiedad y más bien la propiedad intelectual ha tenido mucho que ver en esa prosperidad evolutiva del hombre y la mujer.

Simplemente analizando los cuatro últimos siglos, en todos ellos aparte de los logros históricos, han habido hitos importantes para los derechos de autor. En el siglo XVIII mientras rodaban cabezas durante la Revolución Francesa, un diputado de la Asamblea Nacional ya hizo llamada de atención proclamando los derechos de autor como un derecho inusurpable, ya que la propiedad de los bienes y las obras del espíritu era la tenencia más sagrada de todas aquellas que antes de ser creadas no existían. En el XIX, una vez que la propiedad intelectual era respetadisima comenzó a evolucionar, apareciendo de este modo los primeros límites a los derechos de los autores, por ejemplo que, en determinadas circunstancias otras personas creasen copias (privadas, claro) de esas creaciones ajenas, sin que alterasen ningún derecho de sus propietarios creadores. En aras, eso si, de que la divulgación de dichas obras fomentase el conocimiento en pos de la cultura del pueblo. En el siglo XX, ya superada la guerra civil española, la aparición en masa de cacharros electrónicos que permitían escuchar, ver y leer obras, catapultó el límite de la copia privada al desastre, pues tantas copias se hacían que estaban afectando al mercado y a la industria. De ahí que se decidiese, tras recomendación de una directiva de la Unión Europea, que los autores percibiesen a través de sus correspondientes entidades de gestión de derechos, ya fuese de música, cine, libros o pintura, una compensación equitativa, más bien simbólica, por considerar que estos aparatos se iban a usar,predominantemente, para copiar obras. Este tema siempre ha suscitado un debate en tanto en cuanto se estaba dando por hecho que el consumidor copiaba, pero a tenor de los eslóganes publicitarios, esas tecnologías estaban destinadas a facilitar o enganchar al usuario a estas prácticas. Y como el ser humanó es débil, olvido la ética y el esfuerzo de los autores para inventar una nueva filosofía que viene marcando el siglo XXI y que básicamente a través de las redes sociales ha transmitido el siguiente valor: todo lo que circula por internet es gratis. Este “gran” mensaje va apoyado incluso por personalidades doctas y con criterios académicos, que quizá quieren analizar este hecho con su parte de usuario más que con su visión profesional.

Pero no solamente se hacen argumentos facilones, también se amparan algunas de estas argumentaciones en la libertad de expresión, valor que todos amamos por lo que ha costado en el mundo que sea un standard. El problema es cuando sacamos a relucir otros argumentos como la libertad de creación y la propiedad de los creadores, esta última perteneciente a los derechos incluidos en nuestra Carta Magna. El equilibrio como siempre es el mejor aliado, puesto que la propia vida y la sociedad marca las reglas. Ni las obras van a ser gratis, ni las obras van a arruinar ninguna economía doméstica del consumidor. ¡Que le vamos a hacer si en nuestro país gusta tanto la música, sobre todo! ¡Pues que menos que apostar por ella!

El otro día cuando hablaba con un amigo sobre el esfuerzo creativo que supone componer, escribir o rodar una película, él dedicado al mundo de las páginas webs insistía que eso la gente no lo entiende, que apenas le importa. El caso que cuando voy a un concierto y veo a mucha gente que ha pagado su entrada para disfrutar de su artista o para descubrir alguien nuevo, me doy cuenta que mi amigo no tiene razón y que la gente es tremendamente humana y solidaria con la creación. Puede ser que en estos momentos se haga alguna trampilla para escuchar música y salir del paso como exportar música desde Youtube a los móviles, pero ya existen aplicaciones que por lo que vale una caña tienes toda la música que existe durante todo un mes. En resumidas cuentas el valor que le damos a nuestros gustos nos define y yo hace bien poco que me he podido permitir calzarme en Prada, pero Silicon Valley lo merecía.

Por lo tanto la copia privada, viene a asemejarse más a una suscripción que el consumidor paga al autor, a modo de cuota, que a un impuesto como quiere enfocarlo el anteproyecto de Ley de la Propiedad Intelectual que en estos momentos se está cocinando. Y en el menú se están preparando tres nuevos platos: el artículo 25.1 de la LPI, entremés que suelta la perla de que la copia privada se cargará a los presupuestos generales del estado para compensar los derechos de propiedad intelectual que se dejan de percibir por el límite de copia privada. La solucion del gobierno ha sido no diferenciar quien va a consumir dando por hecho que ya que en nuestro país hay dos móviles por habitante esta claro que va a consumir por lo que más nos vale que lo paguen todos y lo metemos a la cuenta del país. Es una solución un tanto de comunidad de vecinos pero, no creo que el gobierno tenga grandes conocimientos de la propiedad intelectual. Los que salen más perjudicados son los creadores que van a percibir una cantidad fija, no variable como anteriormente ocurría, pues dependía de los beneficios que se obtuvieran ese año de cara a hacer el reparto de la copia privada. Como primer plato del menú, tenemos el artículo 25.5 que exime del pago de la compensación en las situaciones en que el perjuicio causado por la copia privada sea “mínimo”. Mínimo, hoy en sí, es un término algo abstracto porque mínimamente cuando te conectas a una red social ya estas en contacto con, al menos, cien personas, por lo tanto, esto parece ser el antídoto del primer artículo: lo incluimos en los gastos pero si no se produce un desatre para los artistas, que se los queden las arcas del estado. Pero, si aún estáis con hambre el postre nos trae el artículo 32 que se centra en el uso de las obras en el ámbito educativo sin necesidad de autorización ni de compensación alguna. Precisamente ese público adolescente que siempre ha sido el que ha nutrido el mercado ahora se le patrocina el entretenimiento, esta vez sí, camuflandolo como cultura. Suerte que el artículo 40 bis de la LPI sigue intacto recordando que en los artículos relativos a la copia privada “no podrán interpretarse de manera tal que permitan su aplicación de forma que causen un perjuicio injustificado a los intereses legítimos del autor o que vayan en detrimento de la explotación normal de las obras a que se refieran.

El debate sigue abierto aunque yo siempre creeré que el autor hace su trabajo que es entretener y el público hace el suyo que es remunerar al artista por llenar su día a día de frases, ritmos, imágenes, personajes y un mundo mágico y fantástico como nuestro propio ser. Cuando vengan los robots, hablamos.